La Psicología del Vengador Anónimo

Autores:

Dr. H.C. Francisco Javier Rosas Vázquez. Presidente de Federación Mexicana de Psicología, A.C.

Psic. Gustavo Alberto Nonato Reza. Director de Sede FMP Cuernavaca.

 

la psicología del vengador La Psicología del Vengador

El descontento de la sociedad ante la ineficacia de las instituciones de gobierno, encargadas de la seguridad pública y el ejercicio de la justicia, han provocado una reacción en cadena, mostrando la violencia como alternativa para contrarrestar la percepción de inseguridad, fenómeno denominado justicia por propia mano.

 

El hartazgo de los individuos ante la corrupción institucional y la figura de un gobierno débil, han provocado la creación de manifestantes, linchamientos, grupos de autodefensa, vengadores anónimos y por consecuencia una cercanía a la anarquía social, que puede desembocar en un derrocamiento de las instituciones.

 

Analizando este fenómeno desde la psicología, podemos darnos cuenta que las figuras paternas llegan a ser permisivas, o que carecen de las habilidades de la enseñanza de los limites, recordando que toda figura paterna, también es una figura de autoridad. Ejemplificando, si el sujeto infante, desde ese momento de su vida no logra introyectar los limites, es evidente que en la edad adulta buscará corromper a toda figura de autoridad y que considerará que los limites son quebrantables.

 

Si vivimos en un estado de derecho, debemos ser respetuosos de los códigos que nos marcan un adecuado funcionamiento como sociedad; si no se empata el aprendizaje del individuo con las normas morales y legales, y si estas mismas no responden a su objetivo último, es evidente que las emociones como coraje, asco, desprecio y miedo se hacen presentes y se expresan en conductas violentas.

 

Los resultados del fenómeno de la desesperanza y desconfianza en las instituciones de gobierno se traducen en:

Manifestaciones.

 

A partir de estos movimientos, que son cada vez más frecuentes, la sociedad busca ser escuchada y obtener una respuesta adecuada a sus necesidades por parte de las autoridades; aunque es claro que al calor de las emociones y el saberse en un grupo, esto puede llevar a la comisión de delitos o conductas antisociales que dañen a terceros económicamente, lo cual genera estrés en el resto de la sociedad, descontento hacia los manifestantes y por ende incremento de la hostilidad en los ciudadanos.

 

Grupo de Linchamiento.

 

Cuando las personas no se han sentido escuchadas a partir de las manifestaciones realizadas, la sociedad comienza a actuar en respuesta de los actos de delincuencia, sin medición del sadismo o brutalidad usados, por ejemplo, los casos suscitados en localidades del Estado de México, mismo lugar en donde se presenta el fenómeno de los “vengadores anónimos”. Esto surge de manera espontánea, lo que a su vez genera un efecto catártico en los participantes, empoderándolos y haciéndoles sentir intocables. La publicidad que dan los medios de comunicación, abonan a la repetición del mismo acto en otras zonas con características similares.

 

Grupo de Autodefensa.

 

Si bien los grupos de linchamiento se presentan como una reacción inmediata a la delincuencia, los grupos armados o de autodefensa ya cuentan con la organización adecuada de los habitantes de determinada población, lo que permite el distribuir ciertas actividades y mantener una vigilancia constante, aunado a la obtención de armas de fuego.

La aparición de estos grupos alternos a las instituciones de seguridad, se debe a la desconfianza que se tiene hacia las corporaciones policiacas e intentan restituir la seguridad en su comunidad.

 

Vengadores Anónimos.

 

Si bien los grupos y movimientos antes mencionados han generado un cierto grado de confianza en la sociedad, actualmente podemos apreciar la aparición de personas que intentan tomar la justicia por su propia mano, conocidos como “vengadores anónimos”, de los cuales presentamos más adelante un acercamiento a su perfil psicológico.

 

Anarquía.

 

Si no se busca restaurar la confianza de la sociedad hacia las instituciones de gobierno, es posible que lleguemos a un punto de anarquía, situación que conllevará al derrocamiento de poderes, permitiendo a la gente tomar el control de las actividades y las leyes, y en última instancia, el surgimiento de un nuevo movimiento revolucionario, que traerá como consecuencia una reorganización social, legal y política, esto retomando los antecedentes históricos de nuestra historia como país.

 

Perfil Psicológico del Vengador Anónimo.

 

Adentrándonos a la psicología del perfil de las personas que hacen justicia por sus propias manos, podemos encontrar las siguientes características:

 

Perdida de la confianza en las figuras de autoridad.

 

Esta característica está fundamentada en los conflictos que actualmente se han vivido en el país; la corrupción, la incompetencia de los servidores públicos, la ineficacia para dar una respuesta oportuna, entre otras. Ello genera descontento y hartazgo a las personas que tienen la noción de poder contar con la ayuda de estas instancias, situación que puede alentar a las personas a tomar acciones individualistas.

 

Antecedentes de haber sido víctima o tener familiares cercanos que hayan sufrido a causa de la delincuencia.

 

En este punto debemos tener en cuenta las emociones de la persona que ha sufrido un evento delictivo, o tener conocimiento de algún altercado que sufrió una persona cercana al vengador. Es obvio que el tipo de delito que se cometa y las consecuencias que de él se origine, serán el parámetro para poder actuar de determinada manera, ya sea la denuncia por querella (denuncia particular), o bien la posibilidad de aportar datos que lleven a la aprehensión del delincuente, situación que está ligada a la denuncia por oficio.

 

Algo importante que debe ser aclarado, es que, si el sujeto no cuenta con estos antecedentes, puede empatizar con el sentir de las víctimas, aun cuando no tengan cercanía.

 

Percepción de ineficiencia de las instituciones.

 

Este punto está relacionado con el anterior; pero en específico debemos enfocarnos a las acciones que toman las instituciones de seguridad pública ante determinados actos delictivos. Es claro que los procesos judiciales y penales son lentos y en algunas ocasiones no retribuyen a la víctima, sea por corrupción o por un trabajo deficiente, lo cual podrá motivar a los afectados a tomar acciones por su propia cuenta. Finalmente, debemos considerar que:

Denuncia o investigación por oficio. Nos referimos a las acciones que deben ser tomadas ante un delito que afecta la integridad y bienestar de la sociedad, por ejemplo: el narcotráfico, los secuestros y las extorsiones. Es obvio que en este caso, la importancia de la participación de la ciudadanía, proporcionará información y datos adecuados para la detención de los delincuentes.

 

Demanda particular o querella. En este debemos mencionar todos los delitos que afecten directamente a una persona o grupo en específico, y que su solución sea entre estos mismos, por ejemplo: la violación, el abuso sexual o el robo. La importancia de estos casos pareciera ser meramente particular, pero debemos recordar que mientras se obtenga respuesta, nos dará la confianza de que el conflicto se resolverá oportunamente, sin olvidar que el delincuente puede estar afectando a la sociedad en general.

 

Relación o antecedentes con instituciones de seguridad pública/militar.

 

Esta característica es muy importante, ya que el sujeto que ha sido víctima o tiene conocidos cercanos que sufrieron de algún delito, aunado con la percepción de ineficiencia de las autoridades públicas, generará la motivación para que aparezcan estos Vengadores Anónimos.

 

Es claro que no todas las personas actuarán o realizar acciones similares, pues dependerá mucho de la estructura de personalidad que tengan para canalizar sus emociones hacía la comisión de la venganza. Nos referimos a personas que han tenido contacto con alguna instancia de seguridad (policial o militar), intentando enlistarse al servicio, haber sido rechazado o posiblemente perteneció a dichas instancias.

 

En esta persona, la idea de la justicia está sumamente arraigada, al grado de tener pensamientos anárquicos e identificarse con figuras de poder simbólicas o fantasiosas, como los héroes de acción de los comics.

 

Cercanía con la delincuencia.

 

Este punto debe ser considerado ya que es la pauta que nos permitirá comprender como es que obtuvo las armas y el modus operandi que realizó para poder realizar la venganza anónima. Relacionado con el punto anterior, es una persona que sabe los procesos y puntos débiles de las instituciones de seguridad pública, adecuándose a la zona o situación en la que se produce el delito, pudiendo correr el riesgo de ser detenido, y a la vez, recibir la simpatía de las personas que lo observen.

 

Personalidad

 

Antisocial – Narcisista o Paranoide – Narcisista

 

Se proporciona la cercanía a la combinación de dichas estructuras, ya que el individuo rompe los límites y no titubea para quitar la vida a un semejante; la antisocialidad se hace presente desde el momento en que consigue un arma de fuego con intencionalidad de usarla para quitar la vida, mientras que el factor narcisista viene a colación con la valoración de las personas que brindan el apoyo para la huida y la sociedad que aplaude el acto.

El rasgo paranoide puede manifestarse en algunas personas debido a que han sido víctima de delitos, tiene cercanía con algún afectado, o bien, la misma inseguridad le ha hecho mantenerse a la expectativa.

 

El llamado vengador anónimo ha de seguir de manera constante las publicaciones de periódicos, televisión y redes sociales, encontrando la acogida de la sociedad al quitar del camino a sujetos que la autoridad no logro capturar, esto último lo introduce como un logro y un bien para la comunidad.

 

Inteligencia.

En este aspecto podemos decir que los sujetos tienen una inteligencia catalogada como término medio, lo cual nos indica que las habilidades son las suficientes para estructurar una respuesta ante una contingencia, ejemplo; el momento del robo. Podemos encontrar la planeación en el sujeto vengador, desde que adquiere y trae consigo un arma y que ha creado caminos o rutas de salida, para evadir la justicia.

 

Finalmente, por características conductuales y cognitivas, se infiere que el sujeto se puede encontrar en un rango de edad entre los 28 y 37 años; tomando en cuenta que el vengador anónimo actúa de manera solitaria.

 

El acercamiento a la psicología del vengador anónimo es construido a partir de diversos casos que han saltado a la luz pública, sin embargo es de suma importancia el estudio directo del actor del delito, para poder construir medidas preventivas que limiten la aparición o brote de este fenómeno.

 

 

Comparte el conocimiento.

Libro de visitas

Todavía no hay comentarios.
Introduce el código.
* Campos obligatorios

Suscríbete a nuestro Blog.

Tu mensaje del formulario fue enviado correctamente.

Has introducido los siguientes datos:

Blog FeMexPsic

Corrige los datos introducidos en los campos siguientes:
Se produjo un error al enviar el formulario. Inténtalo de nuevo más tarde.

Atención: Los espacios marcados con * son obligatorios.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
Queda prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos y logotipos utilizados en nuestro portal sin previa autorización de Presidencia de Federación Mexicana de Psicología A.C. © FMP 2019